DOMINGO 19
NOVIEMBRE

5:35 hs


« VOLVER  
Recordando a "Mariscal", nuestro perro del alma

Carta de un lector. (foto meramente ilustrativa).


Un largo camino recorrido tuvo este animalito de la raza canina, desde pequeño acompañó a mi familia hasta su muerte, ya muy viejito, que apenas podía caminar.
Con su pelaje blanco amarillento, pues era una cruza con ovejero alemán y baya a saber con qué otra herencia familiar de primera había en sus genes.
Desde muy cachorro se destacó por su inteligencia y el deber de perro guardián, cuidaba la propiedad y a nosotros, principalmente cuando éramos pequeños.
Era infranqueable la entrada a la casa, si no tenía la venia de sus dueños, inofensivo si tenías el pasa conducto, pero insobornable si nadie le ordenaba lo contrario.
Recuerdo, un día mi padre, Zenón Félix Suárez Rodríguez, había desensillado el caballo y suelto al potrero en casa de su cuñado, el hermano de mi madre, mi tío Fermín Casielles Anza, allí en “Las Toscas” de Pueyrredón, y se había ido a hacer unas diligencias en auto a otro lugar, y como les relato, el recado se depositó al lado del galpón del establecimiento y Mariscal que había ido con él quedó allí sin que nadie lo mandara, al cuidado, echado al lado del mismo. Mi tío para probar su valor, contó luego a mi padre, traté de sacar algo del recado, ¿cuándo lo pude hacer?, el perro con un ladrido suave, los pelos parados del lomo y mostraba sus blancos colmillos, nada pudo hacer, pero si pasaba al lado sin intención alguna, no había problema, el perro palpitaba cada intención, a él lo conocía bien.
Otro día, otra historia, mi padre cada tanto, iba a “Las Chilcas”, estancia de Don Tomás Matienzo, dueño de la farmacia “El León” en Dolores, que arrendaba en esa época, en donde estaba el padre, mi abuelo Adolfo, quién dirigía el establecimiento, y otros de mis tíos Suárez. Entonces se habían puesto en la manga de ganado mayor a trabajar con la manada y seleccionando algunos potros para amansar, cuando terminan, mi padre ensilla su caballo, pero le había sacado la carona para usar ese recado con los potros, y se olvida, pues la había dejado bajo el pasadizo de la manga donde se va y viene en mayor altura cuando se trabaja, los gauchos me entienden, que yo también la he caminado, pero traveseando en esa misma manga, y allí la olvidó y se fue para el puesto unos doce kilómetros más o menos de la estancia grande rumbeando hacia el Sur, campo que perteneció al de “Tanche”.
Al otro día mi madre le dice que el perro Mariscal no ha vuelto, seguro que algo se te ha olvidado o perdiste y el pobre perro te lo está cuidando. Entonces mi padre se da cuenta que no había puesto la carona a su recado, seguro era la causa de la falta del perro. Se va a la estancia luego de recorrer los potreros y se llega hasta allí, nadie vio el perro, ni con los otros perros, entonces rumbea hacia la manga y allí lo recibe muy alegre moviendo la cola el pobre Mariscal, como diciendo aquí está la carona señor olvido. Contento vuelve a casa con el deber cumplido.
Una y otras cuantas historias les podría relatar, pero esta que quiero contarles es bastante especial, pero seguro que no única. Este maravilloso animal, fue guía cuando yo aprendía a dar mis primeros pasos, colocaba la mano sobre su lomo y él se movía despacito con mi personita a la par, me cuentan, más que todo, pero sí recuerdo de mis otros hermanos, más, el más chico, con el que hacía lo mismo y jamás nos mordió, ni tuvo rezongo alguno con nosotros, nunca tuvimos un perro como ese, tan guardián. Recuerdo, que cuando llegaba gente, más si eran desconocidos, de la tranquerita de entrada, no pasaban, no los atacaba, pero les advertía mostrando sus hermosos y grandes colmillos, que ese era el límite, hasta que vinieran los dueños, ¡que perro! No lo tuvimos mejor, hasta hoy; merece recordarlo.

Noé Zenón Suárez Casielles-2017.



Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores

 
 









 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2017 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina