MIÉRCOLES 22
NOVIEMBRE

16:46 hs


« VOLVER  
Columna semanal del P. Maxi Turri "Envidia"

“Tristeza o pesar del bien ajeno” Así define el diccionario la palabra envidia.


Sentimiento que brota a cualquier edad. Niños, adolescentes, adultos, todos “llevamos” esa carga en el corazón.
Sentimiento que nos carcome, que nos quita la alegría, que nos seca el corazón. Entristecerse porque al otro le va bien, es una de las clases más bajas de actitudes que surgen del ser humano.
¿No será ésta la causa de tantos conflictos que nos rodean o que nosotros generamos?
Basta ver la competencia que se da entre comerciantes, entre cuñados, entre compañeros, etc. Pareciera que competir por dar lo mejor no es el impulso primero, sino que la motivación es el hacerlo mejor que el otro. Para llamar más la atención.
El listado clásico de pecados siempre la ubicó en el tercer lugar dentro de los pecados capitales. Pecados que capitalizan la vida de la persona convirtiéndose en dominadores de su voluntad y de su inteligencia.
Desde los escritores antiguos encontramos el tema de la envidia, lo cual nos hace pensar lo remoto de este padecimiento.
O sea, no somos originales al tenerla.
Es así que al padecerla, se da en quien la ostenta, un efecto adverso: la tristeza, la bronca, la incomodidad de vivir con eso en el corazón.
Los mismos autores que la describieron en el tercer lugar dentro del listado de pecados capitales, la pintaron retratando su virulencia.
Ejemplo de esta cualidad es una pintura que la muestra como alguien encendido en sí mismo, brotando de su boca una serpiente que se le clava en los ojos, manifestando el resultado de su resentimiento (Giotto di Bondone, 1267-1337).
Enceguecida y devorada en sentimientos maliciosos, la persona que envidia, se consume a sí misma en sentimientos horribles.
¿Por qué nos puede llegar a entristecer que al otro le vaya bien?
Si lo logra a base de esfuerzo y honestidad, debería ser una buena ocasión para admirar, más que para envidiar. Y de hacerlo con métodos irregulares, ¿podemos constituirnos en dueños y señores de juzgar lo que hizo?
Uno, al andar por la calle, no se cansa de ver “objetos” colgados en los autos o camionetas que hacen de protección contra la envidia. Cintas rojas, objetos de color rojo, y demás “protectores”. Pareciera que con “eso” nos evitamos la fuerza que tiene lo que dirán sobre mí.
Más que lograr defenderme de esos sentimientos, yo buscaría la forma de no tenerlos. La solución no es llenarse de cosas de color rojo, la solución es no dejar crecer esos sentimientos tan mediocres.
¿Se podrá vivir sin esa presión que es “el qué dirán”?
¿Se podrá ser auténtico, sin tener que estar hipotecando la propia felicidad por quedar bien con los demás?
Vivir pendientes de lo que opinen o hagan quienes me rodean, es una de las esclavitudes más grandes que podemos vivir los que habitamos comunidades chicas en las que todos nos conocemos. Esa “presión” nos hace estar más pendientes de lo que hacen los otros, que en tratar de andar resolviendo mi propia existencia.
¡Cuánto podríamos madurar si dedicáramos todo ese tiempo que ocupamos a ver la vida de los demás, en tan solo leer un libro o escuchar música!
Necesitamos vivir en una sociedad que no necesite más de “objetos protectores”, para comenzar a depender de nosotros mismos. Necesitamos que los niños y adolescentes nos miren a los adultos como seres humanos capaces de relacionarnos como seres sociables que no pierden la vida por una campaña electoral o envidiando el último auto que se compró el vecino.
La presión de “el qué dirán” nos hace perder en situaciones que nos quitan la independencia, la alegría y nos hacen vivir sometidos al juicio de los demás.
Ojala dejemos de depender de “objetos mágicos” y logremos ser capaces de relacionarnos con otros mejores sentimientos.
Los seres humanos podemos. Necesitamos saberlo.
¡Hasta la próxima!
Padre Maxi



Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores

 
 









 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2017 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina