MARTES 25
SEPTIEMBRE

2:48 hs


« VOLVER  
20 de junio: Día de la bandera

Por Vicente Pascual Suárez de Figueroa, Presidente del IRHCIS y descendiente de los Fundadores de Dolores.


Poco se habla del General Dn. Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano Peri o Pérez, y es un día muy significativo para todos los argentinos el 20 de Junio de 1820 por el fallecimiento del prócer, ya que fue un 27 de febrero de 1812 que se izó por primera vez la bandera nacional en Rosario a orillas del Rio Paraná. El General Belgrano en la oportunidad comunicó al Gobierno Superior de las Provincias Unidas del Río de la Plata que hizo la bandera celeste y blanca conforme la Escarapela Nacional y dijo en proclama a sus soldados formados en la barranca:” Juremos vencer a los enemigos interiores y exteriores y la América del Sud será el templo de la Independencia y la Libertad, al grito estentóreo de ¡Viva la Patria!...Muchas veces se lo vio vestir al General Belgrano con parches en sus ropas y con sus botas remendadas y murió muy pobre económicamente bajo la orden dominica, teniendo que pagar al médico que lo asistió en sus últimos días con su reloj , pero pese a esto ha tenido también detractores que han sostenido que los que se dedican a la historia del General Belgrano han elegido un camino de poca monta, corto y fácil porque en realidad ha mal combatido en Vilcapugio y Ayohuma por no ser militar y que son unicamente dos batallas y las perdió siendo muy corta su vida y sus hechos comparado con otros próceres, y no teniendo casi historia para dejar, y se han burlado como el caso de Manuel Dorrego que le imitaba al General Belgrano su voz aflautada y le habían puesto de apodo “la Cotorrita”, porque siempre usaba una chaqueta verde loro, que en realidad era lo único que poseía, pero las ingratitudes están a la orden del día y jamás van a poder decir que fue un hombre interesado y superfluo, al contrario van a tener que hablar de su hidalguía, de sus valores y de su profundo amor a la Patria, como así que ocupó un lugar preponderante en la historia de nuestro país conforme sus firmes convicciones y alta capacidad de trabajo, que lo caracterizaron durante toda su corta vida. El General Belgrano fue un hombre culto, aparte de ser abogado de profesión, con una sinceridad innata y una honestidad irreprochable. Su hermano Miguel cedió un mármol de una cómoda de su casa para que lo usen de lápida en su tumba, por no tener dinero. Una de sus últimas palabras fueron: “Mucho me falta para ser un verdadero padre de la patria, me contentaría con ser un buen hijo de ella”, y otras palabras: “ Solo me consuela el convencimiento en que estoy, de que siendo nuestra Revolución Obra de Dios, él es quien la ha de llevar hasta su fin, y toda nuestra gratitud la debemos convertir a su Divina Majestad, de ningún modo a hombre alguno”.




Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores

 
 







 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2018 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina