JUEVES 25
FEBRERO

21:57 hs


« VOLVER  
Una enigmática cruz templaria

Por Antonio Las Heras


El Mausoleo al Padre de la Patria, Gral. José de San Martín, se situado al costado derecho de la Catedral Metropolitana en la ciudad de Buenos Aires. Eso es bien conocido. Lo que no está tan difundido es que allí se encuentran también los restos de los generales Tomás Guido y Juan Gualberto Gregorio de Las Heras (1780/1866)
Hay un detalle particular que sorprende al visitante curioso: Todo el monumento dentro del cual se guardan los despojos mortales del Libertador, no exhibe – siquiera – una minúscula cruz. Tampoco la urna del Gral. Guido. En cambio, la de bronce del Gral. Las Heras muestra, al frente, una cruz. No es cualquier tipo de cruz. Claramente es una Cruz Templaria, también conocida como Paté.
Esta urna, realizada en sólido bronce, fue construida en la República de Chile sin intervención alguna de la Argentina. Se encuentra en el Mausoleo del Libertador desde el 20 de octubre de 1906 en que fue traída desde Chile, en el crucero 25 de Mayo, de la Marina Argentina. En uno de los lados menos exhibidos al público visitante puede leerse “Escuela de artes i oficios, Santiago, Chile, 1899.”.
No es un detalle menor que sólo aquí aparezca un símbolo inequívoco sobre las convicciones religiosas de quien es conocido como “Héroe Invicto de las Guerras de la Independencia.” Sobre todo, tratándose de un destacado maestro masón que integró la Logia Lautaro de Mendoza, la del Ejército de los Andes y la Logia Orden y Libertad Nro. 2, de Lima, Perú.
El autor (o autores) de la urna, colocó la Cruz del Temple arriba y al centro del nombre del Gral. Las Heras, rodeándola de un círculo, del que en su base, surgen tres hojuelas. Tres no es cualquier cifra. Es el símbolo del espíritu. En contraposición al 4 que es la materia. De allí que el primer número perfecto sea el 7, integración armónica de los opuestos espíritu/materia.
Debajo del nombre del fallecido, de nuevo aparece el número tres. Esta vez se trata de tres puntos de los que se desprenden dos ramitas con hojuelas. A la mirada descuidada puede suponerse se trata de laurel. En verdad son trozos de acacia; la planta con que se identifican los masones. Todo lo que lleva a suponer que el autor de la obra o bien tenía conocimientos de este simbolismo, o fue adecuadamente informado al respecto para dejar señales que sólo el iniciado habrá de reconocer.
Que la cruz que integra la majestuosa urna del Gral. Las Heras, llevando a la cabeza un águila con las alas desplegadas, tenga características de las utilizadas por la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Jerusalén (Orden Templaria) implica un interrogante: ¿Acaso el Gral. Juan Gualberto Gregorio de Las Heras no sólo fue miembro de la Masonería sino de una Orden Templaria?
Para acrecentar el misterio, está demostrado que a fines del siglo XVIII existía en la aldea de Buenos Aires una logia denominada “Orden de los Sublimes Caballeros Templarios.” A la que suele considerarse logia masónica. Pero, en verdad, es extraño que así lo fuera. Ante todo por la denominación. No existen, que conozcamos, logias simbólicas que lleven en su denominación el término “Templarios.” Esto, por supuesto, sin negar la demostrada existencia de vínculos entre logias masónicas y miembros del Temple a partir del momento en que comenzaron a ser perseguidos por Felipe IV, el Hermoso, rey de Francia, en 1307. También que el llamado “filosofismo” – creado en el siglo XVIII – instituyó un grado llamado “Caballero Templario.” Por otro lado la palabra “Orden” parece indicar que se trató de una agrupación en sí misma. Sólo podemos afirmar que, en aquellos días, coincidiendo con las actividades de esta agrupación residía en Buenos Aires un joven llamado Juan Gualberto Gregorio de Las Heras.
Lo ineludible es que la cruz a que nos referimos es, exactamente, una Cruz Templaria. Las fotos que ilustran esta nota muestra otra, idéntica, tallada en la piedra, que se encuentra en un templo católico situado en España. Es uno de los numerosos ejemplos que existen.






Antonio Las Heras es doctor en Psicología Social, filósofo y escritor. e mail: alasheras@hotmail.com
















Enviar comentario
Todos pueden comentar esta nota! Queremos que nos dejes tu opinión. Para eso, es necesario estar registrado a eldolorense.com. ¡Registrate GRATIS! - Ingresar

Comentarios de lectores
Por el momento no se han ingresado comentarios sobre esta noticia.

 

 

El Tiempo Dolores
 







 

eldolorense.com no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. eldolorense.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Publique Aquí  |  Formulario de Contacto  |  Datos Útiles

© Copyright 2008-2021 / Diario Digital / Todos Los Derechos Reservados / Desarrollo & Hosting: Web Matter Argentina